Juan Ramón Jiménez

En el blanco infinito,

nieve, nardo y salina,

perdió su fantasía.

El color blanco, anda,

sobre una muda alfombra

de plumas de paloma.

Sin ojos ni ademán,

inmóvil sufre un sueño.

Pero tiembla por dentro.

En el blanco infinito,

¡qué pura y larga herida

dejó su fantasía!

En el blanco infinito.

Nieve. Nardo. Salina.


Discover more from Connect With Spanish

Subscribe to get the latest posts to your email.

Leave a Reply